Colchones para cunas

La compra de un colchón de cuna generalmente es una compra de último momento. Seamos honestos, no es tan glamoroso como el diseño de la cuna o como la sillita del coche, ¿pero no debería serlo? El colchón es una inversión en la salud y el desarrollo de tu hijo, especialmente si consideras que tu bebé va a estar en él durante un máximo de 70 por ciento de sus primeros cuatro años. Y por si fuera poco, algunos colchones para bebé podrían no ser tan seguros como otros.

Colchones para cunas

Muchos productos de larga duración para bebés han sido repensados y rediseñados, ya que contienen productos químicos (BPA, PVC, ftalatos, etc) y ahora se consideran peligrosos. Al 10 de febrero del 2009, la Ley de Mejora de la Seguridad del Consumidor del Producto (CSPIA), prohibió ciertas variedades de ftalatos en los colchones de cuna (sobre todo los que se encuentran en los revestimientos del vinilo estándar). Después de las pruebas pertinentes, se vincularon a los problemas del sistema endocrino y posiblemente, del cáncer infantil. Y la Academia Americana de Pediatría (AAP) informó que los ftalatos pueden causar más daño a los bebés que a los adultos porque sus cuerpos aún están en desarrollo.

Los siguientes colchones que vamos a presentarte se adhieren a las nuevas normas del gobierno y la mayoría van más allá, eliminando revestimientos de vinilo por completo. Ten en cuenta que algunas de estas sustituciones requieren tratamientos de rociado para mantenerlos húmedos y resistentes a las manchas y otros colchones requieren un colchón para mantener a raya el olor, los ácaros del polvo y las bacterias. Todos son opciones seguras para tu pequeño. Algunos pueden tener un precio más alto de lo normal, pero la mayoría han sido modificados con productos orgánicos y/o derivados de la naturaleza, para que tanto tú, como tu bebé, podáis dormir mejor por la noche.

¿Cuál es el tamaño estándar?

¿Hay exactamente un tamaño de colchón estándar para todas las cunas? El tamaño estándar del colchón de cuna tiene poco margen de maniobra. Puedes encontrar una ligera variación en la longitud y la anchura. La profundidad del colchón de la cuna puede variar aún más. Lo importante es que cuando el colchón se centra en la plataforma, no debes poder meter más de dos dedos entre el colchón y los rieles de la cuna o la cabecera.

Tamaño del Colchón Estándar de cuna de Ancho y Largo

Específicamente hablando, el tamaño de un colchón de cuna puede oscilar entre 70 y 72 centímetros de ancho y entre 130 y 134 centímentros de largo.

Ancho del Colchón Estándar de cuna

El espesor puede realmente ser diferente, especialmente si estás buscando un colchón de cuna de muelles o uno de espuma. El colchón de muelles tiende a estar en el lado más grueso entre 12 y 15 centímetros, mientras que el colchón de espuma son de entre 10 y 15 centímetos. 12 centímetros de ancho ya está bien, pero ten en cuenta que es preferible un colchón firme sobre los colchones blandos.

Es posible que hayas pasado un montón de tiempo para elegir la cuna y la ropa de tu bebé. Pero ¿qué pasa con el colchón de la cuna? Los bebés no suelen ser demasiado exigentes cuando se trata de espacios para dormir, así que no tienes que preocuparse mucho acerca de escoger un colchón de cuna que es lo suficientemente cómodo. La seguridad, sin embargo, es un gran problema en los colchones de cuna, así que sigue leyendo los consejos sobre cómo elegir un estilo que funcione con tu cuna.

Colchones para bebés

Esto va a llevarte como mucho 30 minutos. Para elegir un buen colchón de cuna para tu bebé debes:

Volver a revisar el tamaño del colchón y compararlo con el tamaño de tu cuna. La mayoría de las cunas y colchones para cunas están hechos en tamaños estándar, por lo que el tamaño del colchón no debe ser un problema. De vez en cuando es posible que un colchón no encaje bien con una cierta cuna, por lo tanto, la comprobación del ajuste es importante. El colchón debe encajar perfectamente dentro de la cuna. No debe haber un vacío evidente entre el marco de la cuna y el colchón. ¿Puedes colocar más de un dedo entre el colchón y la baranda de la cuna? Si es así, no es un buen ajuste. Si no se puede comprobar el ajuste antes de tiempo, averigua acerca de la política de devolución del colchón de la tienda de bebés dónde lo has comprado, ya que si el colchón no encaja perfectamente, no será seguro y tendrás que devolverlo.

Encuentra un colchón razonablemente firme. Los colchones suaves y pillow top parecen una buena opción desde una perspectiva adulta, pero los bebés necesitan una superficie de descanso más sólida ya que no pueden moverse por sí mismos y se quedan más o menos en la misma posición en la que los dejas. Empuja hacia abajo el colchón para ver lo mucho que se hunde tu mano en él. Contra más resistencia haya, más firme será el colchón.

¿De espuma o de muelles? En realidad no importa. Los colchones para cunas de espuma son generalmente menos caros que los colchones de muelles y son igual de seguros, siempre y cuando no sean demasiado suaves. Los colchones de espuma son más ligeros, así que te será más fácil levantarlos cuando tengas que cambiar las sábanas. Si eliges un colchón de resortes, comprueba el número de bobinas. En general, más bobinas significa un colchón más firme.

Comprueba la cubierta. Las cubiertas con múltiples capas le darán más durabilidad en el tiempo, en caso de que una capa se desgaste debido a un desgarro o al paso del tiempo. Algunos colchones de cuna tienen una capa antimicrobiana en la parte superior y esto puede ayudar a reducir los gérmenes. También debes comprobar que las costuras no puedan dañar la piel de tu bebé. Si en tu familia hay personas con alergias, debes optar por comprar un colchón que la funda lo deje completamente sellado.

Piense en los costes. Si tienes un presupuesto ajustado, no re preocupes. El colchón en realidad no tiene que ser caro para ser seguro, duradero o útil. Prepárate para gastarte entre 50 y 80 € en un buen colchón de la cuna. Por supuesto, puedes gastarte más, pero con ese precio, deberías poder comprar un buen colchón para tu hijo.