Elegir un colchón viscoelástico

Los colchones viscoelásticos están creciendo en popularidad. Están fabricados de capas de diferentes densidades de espuma que responden al peso y a la temperatura. Son conocidos por la comodidad que ofrecen, ya que se adaptan perfectamente al contorno de cada cuerpo.

Elegir un colchón viscoelástico

Los pros de los colchones viscoelásticos es que moldean la forma de tu cuerpo y tu peso se desplaza a través de todos los puntos de apoyo, la espuma viscoelástica reduce los puntos de presión y alivia el dolor. La espuma viscoelástica también absorbe el movimiento, por lo que si te acuestas con tu pareja, es probable que no le molestes aunque te muevas y cambies de posición.

En los contras destacamos una de las quejas más repetidas de los colchones viscoelásticos y es que estos colchones son sensibles a la temperatura, el colchón se ablanda y se moldea como respuesta al calor de tu cuerpo, por lo que te puede hacer sentir mucho calor durante la noche. Algunos colchones viscoelásticos son conocidos por desprender un olor químico desagradable.

Condiciones: Si eres una persona a la que le cuesta encontrar una posición cómoda o si sufres fatiga crónica o algún tipo de dolor muscular, entonces el colchón viscoelástico fes ideal para ti, asumiendo que no tengas problemas con el calor.

Los colchones de espuma de memoria se hicieron populares en la década de 1990. El material fue desarrollado en la década de 1970 por la NASA para ayudar a los astronautas con las fuerzas G durante el despegue. El material en sus asientos era necesario para permitir que sus cuerpos se hundieran un poco mientras volvía a su forma normal después. Esto es exactamente lo que una persona normal necesita en un colchón. Los colchones que son demasiado rígidos o que no permiten que las curvas del cuerpo se hundan en él, causan una curvatura en la columna vertebral que puede conducir a dolor de espalda. Los colchones que son demasiado suaves permiten que el cuerpo se hunda, causando también una curvatura anormal de la columna vertebral. Los contornos perfectos de los materiales de un colchón a las curvas de cada cuerpo, permiten que la columna permanezca recta.

Colchones viscoelásticos o de espuma con memoria

La espuma de memoria o visco viene en varias densidades, medidas en kg por metro cúbico. La espuma viscoelástica de baja densidad por lo general tiene una densidad de menos de 64 kg por metro cúbico. Estos colchones son sensibles a la presión. Se moldean rápidamente a un cuerpo y luego vuelven a su forma original rápidamente. La espuma de memoria de alta densidad se considera de una calidad superior y necesita unos minutos para moldear la forma del cuerpo. Sin embargo, como lo hace mediante la reacción al calor del cuerpo, una de las críticas de los colchones de visco es que pueden estar en temperaturas demasiado calientes.

En cuanto a aliviar el dolor de espalda, la espuma de látex es muy parecida a la espuma viscoelástica. Ambos tipos de espuma pueden aliviar puntos de presión en el cuerpo que causan malestar. Sin embargo, lo hacen de dos maneras diferentes. La w¡espuma visco acuna el cuerpo y es más lenta en amoldarse. La espuma de látex es más elástica, dando al durmiente una sensación boyante. La elección entre la espuma de visco y la espuma de látex es una elección personal ya que algunas personas prefieren espuma visco y otros prefieren el látex. Ambos tipos tienen un historial establecido en el alivio del dolor de espalda.