Colchón | micolchon

En este artículo te mostramos una guía de precios de colchones para la medida de 90 cm. Los precios de los colchones varían dependiendo las dimensiones del colchón, la tecnología que se utiliza en él, la marca y el tipo de material. Por ese motivo el abanico de precios para un mismo tipo de colchón es tan grande. Si quieres saber el precio de una medida más grande piensa que más o menos, los precios son proporcionales al tamaño, es decir, que si un colchón de 80 cm vale 100 €, aproximadamente, el mismo colchón de 160 cm valdrá 200 €. Recuerda que esto es una simple guía de precios para que puedas hacerte una idea del mercado actual de colchones.

  • Colchón de muelles normales de 90 cm entre 70 € y 800 €.
  • Colchón de muelles encapsulados o embolsados de 90 cm entre 150 € y 2.500 €.
  • Colchón de látex de 90 cm entre 100 € y 2.000 €.
  • Colchón con espumaciones técnica / HR de 90 cm entre 180 € y 2.000 €. 
  • Colchón viscoelástico de 90 cm entre 500 € y 2.800 €
  • Colchón de espuma de 90 cm entre 80 € y 200 €.

Uno de los avances más entrañables de la NASA ha sido el que podamos disfrutar personalmente a diario de la creación de la espuma viscoelástica (también conocida como espuma de memoria) que se utiliza tan ampliamente en la industria los colchones.

En caso de que no lo sepas, la empresa líder en la fabricación de colchones viscoelásticos es Tempur-Pedic ®. Esta empresa fue la primera en comercializar la tecnología de la NASA en la década de 1980 y la línea de colchones Tempur ha aumentado la cuota de mercado de manera constante desde entonces. En los últimos cinco años ha habido una explosión en la industria del colchón, ya que muchas otras empresas de colchones han creado su propia espuma viscoelástica.

Sin embargo, no está claro cuántos de estos colchones realmente ofrecen un tacto y una calidad similar a la de la marca Tempur-Pedic ®.

Para ser justos, no todas las personas creen que la espuma viscoelástica de la era espacial es la mejor opción en términos de colchones, alegando que a menudo pueden ser demasiado calientes debido a la falta de transpiración que se produce cuando la espuma viscoelástica es muy densa.

Los colchones pueden estar fabricados con muchas técnicas y materiales diferentes. En el mercado actual podemos encontrar colchones de látex, de muelles, de muelles con viscoelástico y viscoelásticos.

Los colchones también pueden estar disponibles en diferentes tamaños con las mismas características, podemos encontrar colchones de 80 cm, de 90 cm, de 105 cm, de 135 cm, de 140 cm, de 150 cm, de 160 cm, de 180 cm y de 200 cm.

Los precios de los colchones por lo tanto también pueden variar desde 150 € a 4.500 €.

Existen muchas marcas de colchón, actualmente las más populares son Swissflex, Magister, Tempur, Dunlopillo, Eurocolchón, Robustaflex, Relax, Ecus, Pardo, Aspol, Dinoc, Flex, Elaxprem, Dimaflex, Pikolin, Simmons, Sonpura, Sueño Artesano, Swiss Confort, Bultex, Ecus Kids, Well, Being, Biosystem y Lattoflex.

Un colchón hospitalario de aire es una pieza de equipo que se utiliza en los hospitales, centros de rehabilitación y atención domiciliaria. Estas camas se utilizan para reducir la presión sobre las partes del cuerpo de los pacientes que deben permanecer inmóviles. La colocación de un paciente en un colchón de aire reduce la probabilidad de úlceras en desarrollo por presión y puede hacer que un paciente se sienta más cómodo mientras se está recuperando de sus lesiones.

Las escaras son una condición que se produce cuando se presiona la piel de un paciente contra un colchón por un tiempo prolongado. Cambiando la posición del paciente en la cama no siempre es suficiente para prevenir estas úlceras de la piel. Una persona que se está recuperando de quemaduras puede sentir un dolor insoportable si se tumba ssobre un colchón firme, ya que puede irritar las partes dañadas de su cuerpo.

Este tipo de colchón antiescaras es mucho más sofisticado que un colchón de aire, aunque ambos de estos elementos se inflan con aire. El nivel de presión en las camas de un hospital se puede ajustar a un nivel que mantendrá al paciente cómodo. El objetivo cuando se utiliza un colchón hospitalario de aire es proporcionar el apoyo suficiente para darle la posiblidad al tejido delicado a sanar adecuadamente.

Una de las características que busca un usurio de un colchón hospitalario inflable es poder inflar y desinflar fácilmente el colchón según sea necesario. Debe ser fácil ajustar el colchón al nivel de firmeza deseado para cada paciente. El personal debe ser capaz de desinflar el colchón de aire del hospital rápidamente si es necesario.

Otro aspecto importante a considerar en la búsqueda de este tipo de equipos para la atención al paciente es si la altura de la cama se puede ajustar fácilmente. Los pacientes que tienen poca movilidad apreciarán no tener que subir ellos mismos a una cama de hospital.

Una cama de hospital estándar debe perimitir subir y bajar la cabecera y los pies. La flexibilidad de poder ajustar la posición ayudará a mantener la presión sobre la espalda y las rodillas para estar lo más cómodos posible.

Un colchón hospitalario es un colchón especialmente diseñado para utilizarlo en una cama de hospital. Este tipo de colchón no sólo es compatible con un paciente en la posición estirada, sino que también permite elevar y bajar la cabeza y el pie de la cama. Los colchones hospitalarios pueden ser hechos de diferentes tipos de materiales, dependiendo de en qué tipo de pacientes se utilicen. La mayoría están llenos de muelles internos estándar, de espuma, de gel, de aire o de agua. Algunos colchones se utilizan para prevenir y tratar las úlceras por presión, mientras que otros están destinados a proporcionar apoyo a los pacientes más pesados.

Un colchón hospitalario adecuado puede ser un componente clave en la prevención de escaras o úlceras. Desafortunadamente, cuando un paciente está en la cama durante un largo período de tiempo, las úlceras de decúbito pueden desarrollarse si no se toman las precauciones adecuadas. Un colchón hospitalario de aire está diseñado para tratar y prevenir este tipo de úlceras por presión. Este tipo de colchón reduce el cizallamiento, la fricción, y la humedad. Permite reducir la presión con el fin de prevenir esta afección dolorosa.

Algunos colchones hospitalarios están diseñados específicamente para los pacientes inmovilizados a largo plazo. Un colchón hinchable hospitalario puede mejorar la circulación y puede ayudar a prevenir las úlceras por presión. Un tipo de colchón inflable disponer de células internas que están en constante desinflaso e inflado para cambiar los puntos de presión del paciente. Otra colchón es un colchón de rotación lateral, que hace girar el paciente de lado a lado para aliviar la presión sin despertar el paciente.

Otros tipos de colchones que se han diseñado para mantener a los pacientes encamados y sanos son los colchones de agua y de gel, que también proporcionan alivio a las úlceras de decúbito. Dado que el agua se adapta a los contornos del paciente, este tipo de colchón proporciona alivio de la presión y reduce la posibilidad de úlceras de la piel. Un tipo similar de colchón pero lleno de gel, opera de la misma manera que el de agua.

Por supuesto, un colchón hospitalario estándar para los pacientes más móviles que son capaces de entrar y salir de la cama, es un colchón de muelles internos o de espuma. Estos colchones vienen en diferentes longitudes y anchuras para adaptarse al tamaño de los diferentes pacientes. Para los pacientes más pesados se utilizan colchones de espuma de fibra de poliéster de alta densidad para proporcionar el máximo apoyo. Ambos colchones suelen estar disponibles en los hospitales y tienen unos niveles de confort extra firme, son ignífugos y tienen un revestimiento impermeable de vinilo.

La elección de un colchón es una cuestión de preferencia de los consumidores basándose en el peso corporal, las molestias articulares vertebrales y las propias necesidades. Los colchones posturopédicos han estado proporcionando este soporte durante 60 años, mientras que los materiales de colchones Tempur-Pedic no se comercializaron hasta 1992. Cada uno tiene una reputación excelente en su negocio por lo que pueden hacer que las decisiones de compra sean más difíciles para los consumidores.

Tipos de colchones

El “Pedic” compartido por los nombres Sealy Posturepedic (posturopédicos) y Tempur-Pedic pueden llevar a los consumidores a creer que los nombres representan diferentes marcas del mismo artículo. Sin embargo, el colchón posturopédico es un tipo de colchón fabricado por la empresa Sealy. Tempur-Pedic es un fabricante de colchones como Sealy que fabrica y comercializa camas y accesorios, incluyendo 10 tipos de colchones, cuatro bases ajustables de cama ergonómica, tres bases de colchón diferentes, dos cubrecolchones, rellenos y almohadas de viaje.

Soporte del colchón

El sistema de apoyo de un colchón posturopédico de Sealy Posturepedic consta de una capa de muelles internos de metal de titanio. Los colchones Tempur-Pedic, por otro lado, están hechos de una espuma viscoelástica patentada. Además, el soporte central de cada tipo de colchón son fundamentalmente diferentes. El centro principal de los colchones posturopédicos de Sealy Posturepedic hacer retroceder las impresiones de los cuerpos pesados para ofrecer un mayor apoyo. Los colchones Tempur-Pedic están diseñados para ofrecer apoyo en la forma opuesta. La espuma permite a las partes de los cuerpos pesados que ​​se hundann profundamente en la espuma para aliviar los puntos de presión.

Bordes externos del colchón

Los colchones de espuma de Tempur-Pedic son compatibles con las capas de acolchado adicional de espuma que van desde suave a firme. No es fácilmente identificable a la vista, estas capas te pueden dar la sensación de que te están empujando contra el borde exterior de los colchones Tempur-Pedic. Las capas difieren según el modelo de colchón para proporcionar el nivel adecuado de confort de acuerdo a las necesidades específicas que los clientes tengan para dormir. Los colchones posturopédicos de Sealy Posturepedic gozan de un borde exterior que proporciona un soporte sólido, notas firmeza cuando te sientas. Además, los bordes exteriores están equipados con asas para transportar o girar el colchón.

La elección de un nuevo colchón que sea cómodo, que ofrezca un buen apoyo y que sea de alta calidad es importante para las personas que se despiertan con dolor lumbar. Los mensajes de marketing, promociones y características especiales pueden hacer que la compra de un colchón adecuado se todo un desafío.

Mediante la comprensión de la composición física de un colchón y estar preparados para hacer preguntas sobre el interior de un colchón, las personas pueden evaluar con precisión y comparar los colchones. Algunas tiendas de colchones tienen expuestos algunos colchones cortados para que se pueda ver el interior, lo que es una buena ayuda para entender y medir la calidad del colchón.

Componentes clave de un buen colchón

Los siguientes componentes físicos son las características más importantes de la mayoría de los colchones de alta calidad.

Colchones de muelles

Un colchón de muelles y bobinas proporciona apoyo para la espalda. El alambre de las bobinas vienen en diferentes espesores, donde un número inferior del calibre más grueso denota, más rigidez y más firmeza. Una mayor concentración de bobinas de acero, puede indicar un colchón de calidad superior, pero esto no quiere decir que el número más alto sea el mejor: los compradores deben utilizar su propio juicio acerca de qué colchón es el más adecuado para proporcionar apoyo y ayudar a aliviar su dolor de espalda.

Un colchón acolchado ofrece comodidad. Además de los muelles en un colchón, el relleno en la parte superior del colchón puede se un indicador de calidad. El relleno está hecho generalmente de materiales tales como espuma de poliuretano, de poliéster hinchado o de guata de algodón. Los colchones con un gran acolchado, a menudo, son los más caros, pero muchas personas les resulta más cómodo y vale la pena el coste extra.

Hay un tipo de relleno de colchón que se coloca justo debajo de la capa superior acolchada y se hace generalmente con espuma. Cuando se observa una sección transversal del colchón, las espumas suaves se pueden notar casi húmedas al tacto, mientras que las espumas más firmes no rebotan tan rápido. La siguiente capa de relleno del colchón está hecha de algodón y ésta puede variar en grosor en diferentes colchones e incluso dentro de un mismo colchón. Esto hace que el colchón se note más firme en algunas áreas en lugar de otras, tales como el aumento de la firmeza en la zona media del colchón.

El aislamiento acolchado colchón es un relleno que se encuentra en la parte superior de los muelles helicoidales de modo que no los notas desde la parte superior del colchón, y también protege para que las bobinas no dañen las capas superiores del colchón.

La capa exterior de un colchón, generalmente está fabricada de un poliéster o de una mezcla de algodón y poliéster en los colchones de buena calidad. Es una buena idea examinar la calidad de la costura en el acolchado del colchón, en busca de puntos de sutura, para comprobar que está bien acabado.

La base del colchón o somier añade otro nivel de apoyo al colchón. Las bases suelen consistir en un marco de madera o de metal con muelles. Un marco de madera plano que puede hacer que los colchones parezcan más duros que un marco con muelles. Una base de colchón de madera sólo se debe comprar si la madera no tiene grietas y es lineal.

Colchones de espuma

Como una alternativa a los colchones tradicionales, algunos tipos de colchones están construidos en su totalidad o en su mayoría a partir de espuma viscoelástica o de espuma de látex. Se pueden adquirir en diferentes densidades. Algunos colchones de espuma están hechos de varias capas de espuma adheridas entre sí, mientras que otros tienen un núcleo de espuma en el centro. Los colchones de espuma vienen en varios grados de firmeza para dar a los usuarios una mayor selección de apoyo y de confort. Elegir entre un colchón de espuma y un colchón tradicional se basa en la preferencia personal.

Para conocer la calidad de un colchón es vital hacer preguntas, solicitar información escrita de los productos y examinar a fondo cada colchón. Siguiendo las directrices prácticas para la selección de un nuevo colchón, los usuarios estarán bien preparados para encontrar el mejor colchón para poder disfrutar de la comodidad del sueño, el completo apoyo para la espalda y poder reducir el dolor lumbar.

Cuando vayas a comprar un colchón, es importante que seas consciente de la calidad y el valor de cada compra potencial. A contimuación te exponemos las cosas que debes tener en cuenta al comprar un colchón nuevo:

Debes comprar el que tenga el mejor valor y calidad y fijándote sólo en el precio. Los colchones con más muelles y con un relleno grueso tienden a ser de mayor calidad y más caros, sin embargo, un precio más alto no garantiza que el colchón ses más cómodo u ofrezca más apoyo. En las tiendas de colchones puedes encontrar promociones, así que es una buena idea comparar los productos de diversas tiendas para poder encontrar el colchón que quieres con el mejor precio.

Sé consciente de los trucos publicitarios que utilizan con los colchones. Las afirmaciones de que un colchón es “ortopédico” o “médicamente aprobado” deben ser estudiadas con escepticismo. No ha habido una extensa investigación médica o ensayos clínicos controlados sobre el tema de los colchones y el dolor de espalda. El individuo debe determinar si las características adicionales en un colchón hace que sea más cómodo u ofrezca un mejor apoyo.

Debes probar el colchón antes de comprarlo. Para colchones expuestos de la tienda son para probarlos. También puedes tratar de dormir en diferentes marcas y modelos de colchones en hoteles o en las casas de otras personas antes de ir a una tienda de colchones. Al hacer compras en la tienda, los compradores deben tumbarse en el colchón durante varios minutos para decidir si es una buena opción. Si dos personas se duermen juntas en el mismo colchón, ambos deben probar al mismo tiempo el colchón para asegurarse de que tienen suficiente espacio y están cómodos.

Compra tu colchón son en las tiendas de colchones que sean dignas de confianza. Considera el servicio al cliente ofrecido por la tienda de colchones, como las opciones de entrega, garantía, y que se lleven los viejos colchones y la política de devolución de la tienda. Busca tiendas de colchones donde los clientes pueden devolver un colchón si no están satisfechos con la calidad o la comodidad después de dormir en él durante una cantidad significativa de tiempo (es decir, de un par de semanas a un mes).

Para ayudar a preservar la calidad de un colchón nuevo, debes girarlo cada seis meses para asegurarte de que el colchón se está desgastado de manera uniforme. Esto incluye girar 180 grados y dar la vuelta al colchón a lo largo sobre una base regular.

Los colchones van desde muy blandos a muy firmes. Los fabricantes tienen un número de formas de lograr diferentes niveles de confort. Ten en cuenta que un colchón blando puede soportar la columna vertebral tan bien como un colchón firme. El nivel de confort se refiere a la cantidad de amortiguación que hay en el colchón en la parte superior de la estructura de soporte, que determina la firmeza del colchón. A continuación se muestra el rango de los niveles de confort del más firme de las más suaves.

Nivel de confort

Extra Firme

Estos tienen un sistema de bobinas comprimidos y muy poca amortiguación. Son los preferidos por una pequeña minoría de personas que por lo general duermen boca arriba.

Firmes

Los colchones firmes son considerados tradicionalmente como el colchón “saludable” para la espalda. Sin embargo, la nueva investigación muestra que un poco más de relleno es mejor para lograr un ajuste cómodo y una columna recta.

Firme medio

Los términos utilizados son diferentes por los distintos fabricantes. Los colchones con estas calificaciones están en medio, no son ni blandos, ni firmes. Son la opción más versátil, ya que son buenos para la espalda, son aptos para las personas que duermen de lado y boca abajo.

Blando

El la mejor opción para los que duermen de lado, estos colchones tienen varias capas de espuma y amortiguación en la parte superior del sistema de bobina o núcleo de espuma.

Hay tres maneras diferentes en que los fabricantes incluyen una cantidad máxima de amortiguación sin hacer que el colchón sea muy grueso o voluminoso. Aún así, comprueba la altura del colchón, ya que tienden a ser más gruesos que otros colchones con menos amortiguación.

Consideraciones importantes antes de hacer compras para colchones para niños

Si bien la elección de un colchón cómodo puede parecer una tarea bastante fácil, cuando vas a comprar uno te das cuenta que las tecnologías de colchones modernos hacen estas opciones un poco más complicadas de lo que solían ser. Estos son los temas que los padres deben tener en cuenta al comprar un colchón para un niño.

Postura del niño

La sabiduría tradicional sostiene que los colchones firmes son mejores para la espalda y curan el dolor de espalda. Sin embargo, la nueva investigación muestra que una superficie de descanso contorneado mantiene la columna vertebral en una línea recta, ya que el cuerpo es naturalmente curvilíneo. Por esta razón, un poco de relleno sin duda puede ayudar y proomver un sueño reparador y profundo. Los padres de los niños en edad preescolar no deben preocuparse por colchones de lujo cuando sus niños están haciendo la transición entre dos camas. Mientras que los bebés y los niños pequeños necesitan superficies firmes para dormir con el fin de reducir el riesgo de Muerte Súbita Infantil u otros riesgos para la salud infantil, los niños van a estar perfectamente bien en una cama blanda. Su peso es poco probable que cause que la cama ceda lo suficiente como para producir una curvatura de la columna vertebral. Los colchones de espuma firme son una excelente opción para los niños, ya que tienen una buena mezcla de apoyo para el cuerpo y el relleno para dormir cómodos en cualquier posición.

Dado que un buen colchón puede durar fácilmente 10 años, los padres deben mirar hacia adelante en la compra de un colchón para sus hijos. Los padres de los niños, deben considerar los colchones de muelles encapsulados ya que estos permiten una mayor comodidad.

Los colchones no están hechos para durar toda la vida. No debes forzar que un colchón dure mucho tiempo. Nuestros cuerpos van cambiando con el tiempo, por lo que el colchón que para ti una vez fue estupendo para dormir, puede volver incómodo con el tiempo.

Además, los colchones recogen los ácaros del polvo, hongos y otros gérmenes que pueden exacerbar las alergias y afectar tus patrones de sueño. Después de 10 o 15 años, es el momento para pensar en comprar un colchón nuevo.

En última instancia, los expertos dicen que el mejor colchón para ti es el que notas más cómodo. Y recuerda que no hay colchón que pueda salvar un cuerpo que duerme sólo cinco horas. Para sentirte mejor, necesitas descansar lo suficiente … no importa en qué tipo de colchón estés durmiendo.

Subir

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Leer más...