Colchones De Muelles | micolchon

Los fabricantes de colchones deben hacernos creer que cada uno de sus modelos, incluyendo los colchones baratos, nos pueden proporcionar un buen descanso. Los tipos de colchones más baratos que podemos encontrar son los colchones de espuma normal y los colchones de muelles.

Por supuesto, un colchón de muelles barato, no tendrá un gran número de muelles y no tendrá una gran capa de confort. Estos dos factores son los que más pueden encarecer el precio de un colchón de muelles.

Los expertos insisten en la importancia de probar un colchón antes de hacer una compra. Así que si estás a punto de comenzar a hacer compras para de un colchón barato, elije un momento en el que te sientas muy cansado. A continuación, ves a la tienda de colchones más cercana y ves probando los diferentes colchones expuestos. Échate una siesta de 20 minutos, evaluar cómo te sientes al despertar, a continuación, pasa a la siguiente posibilidad. Repite. Y repite unas cuantas veces más. ¿Estabas cómodo? ¿Estaba tu columna vertebral recta? ¿Qué tal tu cuello y tus hombros?

Suena tonto, quizás, pero las preferencias de un colchón son muy subjetivas y el abanico de posibilidades es muy amplio y variado. Realmente el precio no es un indicador infalible de calidad en la compra de un colchón.

¿Qué colchón es mejor para mi? ¿Un colchón blando? ¿firme? ¿medio? ¿Cuál es el adecuado para mí?

Esta es una pregunta compleja, pero las siguientes sugerencias pueden ayudarte:

Si eres una persona delgada, un colchón más suave y blando podría ser él más adecuado para ti. Busca un colchón de látex o un colchón viscoelástico.

El dolor de las articulaciones por malas posturas se puede reducir con los colchones viscoelásticos. La espuma viscoelástica se amolda a la forma del cuerpo y estimula la circulación, por lo tanto, hace que te sientas más cálido que con otros rellenos de colchones. El latex también le da a tu colchón un tacto más suave.

Donde hay una clara diferencia en el tamaño y el peso de socios, que salte bolsillo podría ser una buena opción. Hay muchos manantiales en el colchón embolsó medio dando a cada soporte individual pareja. Sistema de resorte de Miracoil de Silentnight también está diseñado para hacer frente a los socios de diferente peso.

Colchones viscoelásticos

La historia de la espuma de memoria comienza en la década de 1970, cuando la NASA produjo una espuma para el uso en su programa espacial. Sin embargo, los usuarios domésticos no pudieron disfrutar de las ventajas de este producto hasta la década de 1990. Afortunadamente, los beneficios de la espuma viscoelástica fue observada por el mundo médico. Descubrieron que esta espuma reaccionaba bien a la temperatura y también trabajaba bien bajo presión. A medida que más médicos comenzaron a ser más conscientes de sus beneficios, éstos comenzaron a recomendar la espuma viscoelástica a sus pacientes.

Por supuesto, hay muchos productos de espuma viscoelástica en el mercado. SilentNight, es uno de los principales fabricantes de colchones del Reino Unido y ha dedicado mucho tiempo y dinero para desarrollar una gama de productos de alta calidad que combina el sistema de muelles y la espuma viscoelástica. Esto por lo general se consigue con una capa de espuma viscoelástica instalada en la parte superior de un colchón de muelles.

Así que ¿por qué elegir un colchón viscoelástico?

Los colchones viscoelásticos son suaves y se amoldan fácilmente a los contornos de tu cuerpo, por lo que nos presta apoyo a todo nuestro cuerpo. También tiene una sensación de calor, ayudando a crear ese ambiente acogedor, tan importante para una buena noche de sueño.

Colchones de látex

El látex es otro producto útil para los fabricantes de colchones. El látex permite que el colchón coincida por completo con los contornos de nuestro cuerpo y da un excelente soporte para la espalda. Cuando se combina con el sistema de muelles, se obtiene la ventaja de permitir que una pareja con diferente peso pueda disfrutar de una buena noche de sueño.

Así que ¿por qué elegir un colchón de látex?

Como los colchones viscoelásticos, el látex es suave y fácilmente amoldable a los contornos del cuerpo. Es probablemente que este material sea un poco más frío que la espuma de memoria y venga con la ventaja de ser hipoalergénico. Por lo tanto, para las personas que sufren de asma pueden beneficiarse de la elección de un colchón de látex, ya que limita el crecimiento de bacterias, hongos y ácaros del polvo.

Colchones de muelles

En los colchones de muelles encapsulados, cada bobina de precisión está envuelta con una tela individual, esto les permite a los muelles moverse de forma independiente. Esto significa que cada muelle se ajusta y responde a cada movimiento que haces sobre la cama. Los fabricantes hacen una gama de colchones con diferentes cantidades de muelles encapsulados. Siempre que sea posible, deberías comprar un colchón con el número más alto de muelles, siempre y cuando lo puedas pagar. Los fabricantes diseñan los colchones de muelles con diferentes combinaciones de relleno, por lo que tienes una gran variedad de diferentes comodidades para elegir.

En todos los colchones de muelles encapsulados se debe indicar la cantidad de muelles que contiene cada colchón.

Personas con dolor de espalda

Si tienes la desgracia de sufrir dolores de espalda, un colchón más firme podría ser la mejor opción para ti.

A continuación te expondremos los pros y los contras de los diferentes colchones para niños.

Colchones de muelles para niños

Los colchones de muelles abiertos son menos duraderos que los colchones de espuma. Los colchones de muelles encapsulados son más duraderos que los colchones de muelles abiertos y no son tan firmes. Este tipo de colchón recoge mejor el cuerpo del niño durmiente, ofreciéndole un mejor confort. Son colchones con un alto precio.

Colchones viscoelásticos para niños

Son colchones muy cómodos, pero sin embargo, al no estar fabricados con materiales naturales, son colchones que pueden liberar gases tóxicos durante años.

Colchones de látex para niños

Los colchones de látex son colchones hipoalergénicos, antibacterianos, cómodos y lo más importante, no liberan gases. Son unos colchones muy duraderos. Lo más negativo de los colchones de látex es su alto precio.

Colchones de espuma o futón para niños

Los colchones de espuma natural no liberan gases, son colchones que duran muchos años y son económicos. Estos colchones por lo general, no son tan lujosos como otros tipos de colchones, y suelen ser más pesados.

Resultados

Como comentamos anteriormente, los colchones de látex ofrecen beneficios significativos para los niños. Sin embargo, los colchones de muelles y los colchones de látex pueden ser prohibitivamente caros. Cuando el presupuesto es una preocupación, tanto los colchones de espuma natural como los de muelles abiertos, son buenas opciones para los niños. Los colchones viscoelásticos no son recomendables para los niños, debido a sus propiedades de liberación de gases, y los padres que compran este tipo de colchones deben estar atentos a los efectos secundarios, como reacciones alérgicas y problemas respiratorios.

Conclusión

Ees fundamental elegir un colchón que ofrezca la cantidad correcta de apoyo y la cantidad correcta de relleno. Junto con los avances en las tecnologías de soporte del colchón vienen nuevos riesgos sanitarios planteados por materiales sintéticos y productos químicos. Los colchones pueden albergar organismos microscópicos que causan alergias en los niños. Teniendo en cuenta que los niños pasan mucho más tiempo durmiendo que los adultos, los colchones que utilizan deben ser examinados cuidadosamente en todos los aspectos. La comodidad del colchón está directamente relacionada con la facilidad con la que un niño puede caer en un sueño profundo, la mejora de su salud, la memoria, y la concentración mientras está despierto. Los huesos en crecimiento necesitan una buena postura y apoyo. Los colchones de muelles, colchones de espuma, colchonetas y todos pueden proporcionar esto para un niño, pero los padres necesitan saber más acerca de cada tipo de colchón con el fin de tomar una decisión adecuada. Un buen colchón se puede durar 10 años o más, por lo que es una de las compras más importantes de la decoración del dormitorio de un niño, por lo que es apropiado que los padres den a esta compra la debida consideración.

Los colchones van desde muy blandos a muy firmes. Los fabricantes tienen un número de formas de lograr diferentes niveles de confort. Ten en cuenta que un colchón blando puede soportar la columna vertebral tan bien como un colchón firme. El nivel de confort se refiere a la cantidad de amortiguación que hay en el colchón en la parte superior de la estructura de soporte, que determina la firmeza del colchón. A continuación se muestra el rango de los niveles de confort del más firme de las más suaves.

Nivel de confort

Extra Firme

Estos tienen un sistema de bobinas comprimidos y muy poca amortiguación. Son los preferidos por una pequeña minoría de personas que por lo general duermen boca arriba.

Firmes

Los colchones firmes son considerados tradicionalmente como el colchón “saludable” para la espalda. Sin embargo, la nueva investigación muestra que un poco más de relleno es mejor para lograr un ajuste cómodo y una columna recta.

Firme medio

Los términos utilizados son diferentes por los distintos fabricantes. Los colchones con estas calificaciones están en medio, no son ni blandos, ni firmes. Son la opción más versátil, ya que son buenos para la espalda, son aptos para las personas que duermen de lado y boca abajo.

Blando

El la mejor opción para los que duermen de lado, estos colchones tienen varias capas de espuma y amortiguación en la parte superior del sistema de bobina o núcleo de espuma.

Hay tres maneras diferentes en que los fabricantes incluyen una cantidad máxima de amortiguación sin hacer que el colchón sea muy grueso o voluminoso. Aún así, comprueba la altura del colchón, ya que tienden a ser más gruesos que otros colchones con menos amortiguación.

Consideraciones importantes antes de hacer compras para colchones para niños

Si bien la elección de un colchón cómodo puede parecer una tarea bastante fácil, cuando vas a comprar uno te das cuenta que las tecnologías de colchones modernos hacen estas opciones un poco más complicadas de lo que solían ser. Estos son los temas que los padres deben tener en cuenta al comprar un colchón para un niño.

Postura del niño

La sabiduría tradicional sostiene que los colchones firmes son mejores para la espalda y curan el dolor de espalda. Sin embargo, la nueva investigación muestra que una superficie de descanso contorneado mantiene la columna vertebral en una línea recta, ya que el cuerpo es naturalmente curvilíneo. Por esta razón, un poco de relleno sin duda puede ayudar y proomver un sueño reparador y profundo. Los padres de los niños en edad preescolar no deben preocuparse por colchones de lujo cuando sus niños están haciendo la transición entre dos camas. Mientras que los bebés y los niños pequeños necesitan superficies firmes para dormir con el fin de reducir el riesgo de Muerte Súbita Infantil u otros riesgos para la salud infantil, los niños van a estar perfectamente bien en una cama blanda. Su peso es poco probable que cause que la cama ceda lo suficiente como para producir una curvatura de la columna vertebral. Los colchones de espuma firme son una excelente opción para los niños, ya que tienen una buena mezcla de apoyo para el cuerpo y el relleno para dormir cómodos en cualquier posición.

Dado que un buen colchón puede durar fácilmente 10 años, los padres deben mirar hacia adelante en la compra de un colchón para sus hijos. Los padres de los niños, deben considerar los colchones de muelles encapsulados ya que estos permiten una mayor comodidad.

Es común que los padres presten más atención a la estructura de la cama de un niño, a los edredones y las sábanas que al colchón en sí. Esto es lamentable, porque probablemente no hay artículo en la habitación de un niño que sea más importante para su salud que el colchón. Los niños duermen más y más profundamente que los adultos, y esto es crucial para su salud, su atención, su memoria y su nivel de estrés, entre otras cosas. Un colchón de calidad juega un papel innegable en permitir que el niño duerma profundamente y se despierte con una buena disposición para afrontar el día. Los colchones buenos pueden durar 10 años o más, acompañando a los niños a través de los años hasta que crezcan a su altura adulta. Por esta razón, es necesario tener en cuenta varios factores al elegir un colchón para los niños. Hay muchos tipos de colchones que se suelen comprar para los niños, y los padres deben tener en cuenta varias cuestiones de salud en la compra de un colchón para un niño. Los colchones de niños también vienen en una variedad de precios y niveles de confort. Esta guía considera estos factores en profundidad para que los padres puedan tomar una decisión educada entre los diferentes tipos de colchones hoy en día.

Tipos de colchones para los niños

Antes de examinar otros factores al comprar un colchón para los niños, los padres deben saber sobre los tipos de soporte del colchón básicos y los diferentes niveles de confort. El tipo de apoyo se refiere a la construcción básica del colchón, ya sea de muelles, espuma, u otros materiales. El nivel de confort se refiere a la sensación inicial de calificaciones del fabricante de colchones y las diferentes sensaciones del colchón.

Tipos de apoyo

Hay muchos tipos de tecnologías de colchón, desde camas de agua a colchones con cámaras de aire que se pueden ajustar para una mejor firmeza. Sin embargo, estos no son comunes para su uso en el dormitorio de un niño. Los colchones de agua, por ejemplo, pueden ser perforados, y los padres por lo general quieren algo que pueda hacer frente al desgaste durante varios años. Los colchones hinchables se utilizan con mayor frecuencia en adultos o ancianos que necesitan alivio sobre los puntos de presión creados por otros colchones. Los siguientes son los tipos más comunes para los niños.

Colchones de muelles para niños

El colchón de muelles básico es la opción tradicional para un colchón de presupuesto económico que va a durar algunos años. Aunque no es tan duradero como otros tipos de colchón, el colchón de muelles abiertos no es probable que se desgaste rápidamente con el peso de un niño pequeño.
Innerspring Pocket Coil

Los colchones con muelles encapsulados, son soles más caros que los de muelles abiertos, ya que cada muelles va envuelto en tela. Esta construcción significa que las bobinas no comparten su carga y que pueden contornear mejor el cuerpo.

Colchones viscoelásticos para niños

La espuma viscoelástica fue desarrollada por la NASA en respuesta a una necesidad de un material de espuma que pudiera moldear el cuerpo de una persona y, a continuación, volver a su forma normal. La espuma de memoria de alta densidad responde al calor del cuerpo y responde moldeándolo. La espuma viscoelástica de baja densidad reacciona a la presión.

Colchones de látex para niños

Otra alternativa al colchón de espuma que ha existido por mucho tiempo es la espuma de látex. Los colchones de látex de caucho natural pueden ser muy caros, pero hay muchas gomas de látex sintéticas, que también se utilizan para hacer colchones. Hay incluso colchones híbridos con una mezcla de cauchos naturales y látex. Mientras que los materiales sintéticos plantean algunos riesgos detallados, los colchones de látex, en general, son cómodos y ofrecen un buen apoyo para los niños en crecimiento.

Colchones de espuma para niños

Los colchones de Futon o espuma se originaron en Japón, pero los colchones de espuma de hoy en día suelen ser mucho más gruesos que el futón japonés tradicional, que es lo suficientemente delgado como para enrollarlo durante el día. Reciben el nombre de “futón”, ya que están llenos de fibras naturales como el algodón.

En el siguiente artículo descubrirás los niveles de comodidad de colchones para niños.

Estas camas son capaces de doblarse y elevarse a diferentes ángulos. Como resultado, el colchón tiene que ser flexible. Los diferentes tipos de colchones se pueden utilizar en una cama requinable son los colchones viscoelásticos, los colchones de látex o los colchones hinchables. Los colchones de muelles son más difíciles de usar en este tipo de camas debido a que los muelles no permiten bien la flexión.

Para las personas que tienen dificultades para entrar y salir de la cama o que les gusta ver la televisión en la cama, las camas requinables pueden hacernos la vida más fácil.

Si sufres apneas del sueño, el dormir plano puede empeorar la condición, ya que se cortan las vías respiratorias, causando que la lengua caiga hacia la parte posterior de la garganta. Las personas que sufren de reflujo también se pueden beneficiar de dormir en una cama que eleva la parte superior del cuerpo.

Las camas requinables son muy aconsejables para personas con dolores de cadera o de espalda, que tienen dificultad para pasar de estar acostadas a estar sentadas o de pie.

No estamos hablando de los colchones inflables que utilizas para que duerman tus huéspedes durante algunos días de vacaciones. Los colchones inflables superiores son muy parecidos a los colchones de muelles, pero en lugar de utilizar muelles, los colchones hinchabkes utilizan cámaras llenas de aire y están cubiertos por una capa de espuma en la parte superior.

Los colchones de aire han sido utilizados para los pacientes con lesiones de médula espinal que han tenido que estar en cama durante mucho tiempo. Estos colchones se pueden ajustar para que no sigan presionando sobre las mismas áreas del cuerpo, lo que ayuda a evitar la ruptura de la piel en pacientes que no pueden moverse.

Las parejas que tienen grandes diferencias en sus preferencias individuales de los niveles de confort y firmeza, un colchón hinchable podría ser una buena elección para ellos. La razón es que la firmeza de cada lado de la cama puede ser alterada. Si te gustan los colchones más firmes que a tu pareja, estas camas se pueden ajustar para eso.

Al igual que los colchones de látex y los colchones viscoelásticos, los colchones inflables hacen la forma de tu cuerpo.

A veces, se han encontrado casos de personas no notan el colchón lo suficientemente firma y se despiertan con dolores de espalda. Si te sientan por un extremo del colchón es probable que el otro extremo se levante. Por eso es necesario que un colchón de este tipo disponga de varias cámaras, con la finalidad de evitar el movimiento.

Condiciones: Estas camas son particularmente útiles cuando las personas que duermen tienen diferentes necesidades. Si tienes una lesión en la espalda o necesitas que las dos partes de la cama tengan diferente firmeza, un colchón hinchable puede ser una buena solución para ti.

Los colchones de muelles siguen siendo los más utilizados. Estos colchones llevan unos muelles helicoidales y la en mayoría de ellos, disponen de muelles encapsulados. Esto ayuda a prolongar la vida del colchón y evita que las bobinas se salga del mismo. En la parte superior de los muelles hay una amplia variedad de materiales añadidos para la comodidad, com el látex y la espuma viscoelástica. Es todo una cuestión de preferencia.

Los vendedores pueden tratar de vender la idea de que los colchones de muelles ofrecen una mayor comodidad, pero eso no es necesariamente cierto.

Los pros de los colchones de muelles es que hay muchísimos colchones en el mercado de este tipo entre los que elegir. Se extienden en la firmeza, la esponjosidad y en el precio para adaptarse a casi todos los gustos y bolsillos.

Entre los contras destacamos que no hay relación directa en la mayoría de los casos entre el precio y la comodidad, pero igualmente debemos mantenernos alejados de los colchones de muelles más baratos, ya que si no hay suficientes muelles que amortiguan el peso del durmiente, no nos podrán ofrecer el apoyo adecuado y lo más probable es te despiertes con dolor de espalda.

Condiciones: Para alguien que tiene mucho sobrepeso, los colchones de muelles pueden ofrecer un apoyo más firme, lo que hace que sea más fácil entrar y salir de la cama. Las versiones más firmes son buenas para las personas con dolor de espalda. Los colchones de muelles pueden ser cómodos para casi cualquier persona.

Todos los colchones de espuma utilizan diferentes pesos y densidades de espumas flexibles de poliuretano de origen petroquímico. Los colchones viscoelásticos o de espuma con memoria y los de espuma de látex son dos tipos de colchones de espuma. Un gran número de fabricantes de colchones han incorporado poliuretano y espumas viscoelásticas con una parte de contenido a base de plantas.

La espuma de látex en colchones es generalmente una mezcla del látex del árbol Hevea brasiliensis y de látex sintético, que se deriva de los productos petroquímicos y otras sustancias y materiales. La espuma de látex se desarrolla con el proceso de Talalay o de Dunlop. Cada uno de los procesos proporciona una sensación diferente. Con el proceso Dunlop se fabrica generalmente una espuma más firme, más suave que con el proceso Talalay. Si bien el proceso Dunlop produce una espuma más densa, el proceso de Talalay produce una espuma más ligera que tiene más aire en el interior. Si se pesa cada núcleo de látex, un núcleo de espuma Dunlop sería más pesado, ya que cuenta con más de látex. El látex conseguido con el proceso Talalay es más caro ya que su producción es más intensiva en recursos.

Los colchones viscoelásticos llevan una base firme de espuma de poliuretano. Algunos colchones de muelles cuentan con una capa de relleno de espuma viscoelástica. La espuma viscoelástica cuenta con diferentes niveles de confort, que se consiguen variando el espesor, el peso y la formulación de las espumas viscoelásticas y las espumas de base. Los colchones de látex y viscoelásticos son diferentes y cada uno proporciona una sensación única. Este tipo de colchón es bueno para aliviar la presión sobre las articulaciones con dolor, pero suele ser más caro que los colchones de muelles.

Los colchones viscoelásticos se ven afectados por la temperatura. En una habitación fresca, un colchón de espuma viscoelástica presentará una firmeza superior que el mismo colchón en una habitación caliente. La espuma viscoelástica se ablanda y se adapta en respuesta a la temperatura del cuerpo y del peso corporal. Cuando duermes en un colchón viscoelástico, esté se moldea para adaptarse a tu cuerpo, por ese motivo, cuesta más cambiar de posición. Los fabricantes de colchones han solucionado parte de este problema mediante el uso de una “respuesta más rápida”. Es decir, los colchones más modernos son capaces de volver a su forma inicial más rápidamente cuando el durmiente se mueve. También se sabe que los colchones viscoelásticos son más cálidos que los colchones de muelles. Los colchoneros han abordado el tema con espumas viscoelásticas “de célula abierta”, con gel de infusión de espumas viscoelásticas, corte de los núcleos de espuma, capas reticuladas de soporte y otras tecnologías para mejorar la circulación de aire a través de la base de espuma.

Un colchón de muelles común consta de tres componentes: los muelles, la base y las capas de tapicería
Los muelles del colchón soportan el cuerpo del durmiente. Los núcleos de los colchones de muelles modernos, a menudo llamados muelles internos, se componen de muelles helicoidales de acero o de bobinas.

El calibre de las bobinas es otro factor que determina la firmeza y la resistencia. Los muelles se miden en incrementos de un cuarto. Cuanto más bajo sea el número, más grueso es el muelle. En general, las bobinas de los colchones de mejor calidad tienen un calibre de 1,63 mm de diámetro. Los muelles de entre 1,63 y 1,37 mm de diámetro ofrecen una firmeza menor. Los muelles con calibres de 1,94 mm, suelen estar en colchones muy firmes.

Las conexiones entre los muelles ayudan al colchón mantener su forma. La mayoría de las bobinas están conectadas por medio de cables de interconexión; los muelles revestidos no están conectados, pero el recubrimiento de tela ayuda a conservar la forma del colchón.

Aquí hay cuatro tipos de muelles de colchones:

Los muelles Bonnell que son los más antiguos y más comunes. La primera adaptación de estos muelles fue en el Siglo XIX para asientos, pero tenían algunos defectos. Los muelles Bonnell son redondos en forma de espiral de alambre y están fabricados en acero. Estos muelles tienen nudos. Cuando atan con alambres helicoidales transversales, estos muelles forman una unidad de muelles internos más simple, también conocida como la unidad de Bonnell.

Los muelles Marshall, también conocidos muelles encapsulados. Estos muelles son bobinas sin nudos, en forma de barril. Son muelles de un calibre más fino y están enfundados individualmente en bolsas de tela, que normalmente están tejidas a mano. En el caso de la fabricación Beautyrest, se añade magnesio de carbono, mientras que el propio acero permanece suelto. Algunos fabricantes precomprimen estas bobinas, lo que hace que el colchón sea más firme y permite una separación de movimiento entre los lados de la misma cama. A medida que los muelles no están conectados entre sí, trabajan más o menos de forma independiente: el peso que aguanta un muelle, no afecta a sus muelles vecinos. Incluso después de que el colchón de muelles encapsulados ya esté gastado, los muelles continuarán ejerciendo una función independiente.

Los muelles Offset son un tipo de muelle de reloj de arena en la que se han aplanado porciones de las circunvoluciones superior e inferior. En el montaje de la unidad de muelles internos, estos segmentos planos de alambre están articulados con alambres helicoidales. El efecto de articulación de la unidad se ha diseñado para adaptarse a la forma del cuerpo. Los muelles LFK son una bobina de desplazamiento sin nudo con una forma cilíndrica o columnar.

Los muelles continuos es una configuración de muelles internos en la que las filas de los muelles se forman a partir de una única pieza de alambre. Trabajan en un efecto de articulación similar a la de las bobinas de compensación.
El muelle helicoidal para colchones fue patentado por Louis Andrew Vargha.

 Existen tres tipos de bases para los colchones de muelles.

Un somier consiste en una estructura rígida. Esta base contribuye a que el colchón sea más blando y suave. Esta base permite que los muelles se hundan, muchos fabricantes añaden espuma en bloque de alta densidad por debajo de las bobinas o proporcionan una base rígida en su lugar.

La base de madera tradicional es generalmente de madera de coníferas, como por ejemplo de pino o de alguna madera dura. Por lo general, tiene siete u ocho tablillas de apoyo dispuestas por debajo del cartón o de la madera. Esta base aumenta la sensación de firmeza y estabilidad.
Una base de rejilla es una combinación de acero y madera.

Típicamente, las medidas de la base serán de aproximadamente unos centímetros más pequeña que las dimensiones del colchón.

Las capas de tapicería cubren la amortiguación y proporcionan comodidad al colchón. Algunos fabricantes llaman al núcleo del colchón, la “capa de apoyo” y a la tapicería la “capa de la comodidad”. La capa de relleno se compone de tres partes: el aislante, la tapicería media y la colcha.

El aislante separa el núcleo del colchón de la tapicería media. Por lo general está hecho de fibra o malla y tiene la intención de mantener la tapicería media en su lugar.

La tapicería media comprende todo el material entre el aislante y la colcha. Por lo general está hecha de materiales que están destinados a proporcionar comodidad a la persona que duerme, incluyendo espuma de poliuretano flexible, espuma viscoelástica, espuma de látex, fieltro, fibra de poliéster, fibra de algodón, fibra de lana y almohadillas de fibras no tejidas. En Europa y América del Norte, los colchoneros han comenzado a incorporar gel infundido en las espumas, geles blandos y sólidos en las capas sobre la espuma y también geles en la capa superior para proporcionan una mayor comodidad.

La colcha o tapicería es la capa superior del colchón. Está hecha de una espuma ligera o de fibras cosidas a la parte inferior del colchón, ésta proporciona una textura de superficie blanda para el colchón y se puede encontrar con diferentes grados de firmeza.

La cubierta es la tela protectora que recubre el colchón y la base. Por lo general, se puede encontrar en una variedad de colores y estilos. Las fundas de colchón pueden ser tejidas, de damasco o de materiales impresos tejidos o no tejidos. Las fundas de colchón más caras pueden contener una combinación de poliéster con rayón, algodón, seda, lana u otros hilos naturales.

Hasta la década del 2000, los colchones estaban tapizados con un tejido único. Hoy en día se cubren con hasta seis telas diferentes: La tela superior está fabricada de un punto de buena calidad o de damasco, a juego o en contraste encontramos la tela que bordea el colchón, que forma los paneles laterales de cimentación; también hay una capa de tela tejida o no tejida que es ‘antideslizante’, esta se coloca en la superficie de la base y en el lado inverso del colchón.

Subir

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Leer más...