Colchones | micolchon

Los colchones no están hechos para durar toda la vida. No debes forzar que un colchón dure mucho tiempo. Nuestros cuerpos van cambiando con el tiempo, por lo que el colchón que para ti una vez fue estupendo para dormir, puede volver incómodo con el tiempo.

Además, los colchones recogen los ácaros del polvo, hongos y otros gérmenes que pueden exacerbar las alergias y afectar tus patrones de sueño. Después de 10 o 15 años, es el momento para pensar en comprar un colchón nuevo.

En última instancia, los expertos dicen que el mejor colchón para ti es el que notas más cómodo. Y recuerda que no hay colchón que pueda salvar un cuerpo que duerme sólo cinco horas. Para sentirte mejor, necesitas descansar lo suficiente … no importa en qué tipo de colchón estés durmiendo.

Los colchones se levantaron del suelo para evitar corrientes de aire, polvo y plagas. El primer colchón probablemente consistía en un montón de hojas, hierba, paja o posiblemente, pieles de animales.

Año 3600 aC: Se utilizaban colchones hechos de pieles de cabra llenas de agua en Persia. Año 3400 aC: Los egipcios dormían sobre las ramas de palma en las esquinas de sus casas. Año 200 aC: Los colchones en la antigua Roma consistían en bolsas de tela rellenas de cañas, paja o lana, el uso de plumas era un relleno para los más pudientes. Siglo XV: Durante el Renacimiento, los colchones eran como vainas de guisantes rellenos de paja o en ocasiones de plumas, cubiertas con terciopelos y brocados. Siglo XVI y XVII: Los colchones se rellenaban con paja y se colocaban encima de una cama que consistía en una estructura de madera con celosías de apoyo de cuerda o cuero. A principios del Siglo XVIII: Los colchones se rellenaban de algodón o lana. Mediados del Siglo XVIII: La envoltura de los colchones comenzaba a ser de lino de calidad o de algodón. Los rellenos utilizados incluían fibras naturales tales como fibra de coco, algodón, lana y crin. El colchón se cosía o se abotonaba para fijar el relleno. Finales del siglo XIX: Se inventó el somier inventó para distribuir el peso y actuar como un amortiguador, lo que alargaba la vida útil de un colchón de muelles. 1926: Dunlop introdujo una tecnología para producir espuma de látex de caucho vulcanizado. Espumas similares todavía se utilizan en colchones y almohadas de látex. Inicialmente, sólo se vendió a la realeza británica. 1930: Se extendió el uso de los colchones y de las bases tapizadas. Eran muy comunes los rellenos artificiales. Se introdujeron los colchones de muelles helicoidales que constan de muelles individuales cosidos en bolsas de tela unidas unas con otras. 1940: Se introdujeron los colchones hinchables con tejido recubierto de caucho. 1960: Se introduce la cama de agua moderna. 1970: La NASA inventa un material que luego se convierte en el conocido como viscoelástico. 1970: Sale a la luz, una tecnología más avanzada para producir colchones de goma de espuma sintética. Aumenta el látex para el mercado masivo y se reduce el consumo de látex de caucho natural. 1992: Se introduce el -Pedic, que es un colchón hecho de espuma viscoélastica. 1992: Se introduce el Fibrelux, que es un colchón hecho de goma de coco.

2000: Simmons Bedding Co. inventa el colchón “no-flip”.

Los colchones suelen tener un grosor de entre 10 a 46 cm. Existen diversas medidas de colchones. Cada una de ellas se adapta a tu situación personal. Lo más normal es que a medida que avanza tu vida, vayas teniendo diferentes necesidades respecto a las medidas de los colchones.

Las medidas de los colchones también cambian dependiendo el país. En este artículo te expondremos las medidas habituales de los colchones. Ten en cuenta que los colchones también se pueden hacer a medida, es decir, que si las medidas habituales no son capaces de cubrir tus necesidades, puedes hacer que te hagan un colchón a medida. Lógicamente, un colchón a medida sale más caro que un colchón estándar.

Las medidas para colchones de cunas suelen ser de 70 cm x 140 cm. Las medidas para colchones para las camas para niños pequeños, suelen ser de 76 cm x 175 cm.

Los colchones individuales suelen medir 90 cm x 190 cm. Aunque también se pueden encontrar colchones de 80 cm x 190 cm, pero no son tan habituales.

Las medidas para los colchones para cama de matrimonio o cama doble pequeña son 135 cm x 190 cm y 140 cm x 190 cm, depende del fabricante de colchones. Los colchones dobles normales suelen medir o 150 cm x 200 cm o 160 cm x 200 cm, esto también depende del tipo de fabricante de colchones. Los colchones dobles para camas de matrimonio grande miden 180 cm x 200 cm. Algunos fabricantes también fabrican colchones de 200 cm x 200 cm, pero no son medidas muy habituales.

Un colchón es una gran plataforma para soportar el cuerpo reclinado, usado como cama. Los colchones pueden consistir en un acolchado, por lo general de una tela gruesa, que contiene pelo, paja, algodón, caucho, espuma, etc; con un marco de resortes de metal. Los colchones también pueden ser hinchables.

La palabra colchón deriva del árabe de la palabra “Matrah“, que significa “tirar abajo” o “lugar donde se produce algo” o “estera, cojín.” Durante las Cruzadas, los europeos adoptaron el método árabe de dormir sobre cojines en el suelo y la palabra original finalmente fue evolucionando.

Los colchones se colocan generalmente en la parte superior de una base de cama que puede ser sólida, como en el caso de una cama de plataforma o elástica, por ejemplo, con una madera tapizada y base de muelles. Los somieres flexibles pueden prolongar la vida útil del colchón. Popularmente en Europa, un diván incorporaba colchón y una base de una sola unidad tapizada, con patas. Los divanes tienen al menos una capa de muelles internos, así como materiales de relleno. Éstos pueden ser suministrados con un colchón secundario.

Los primeros colchones estaban fabricados de materiales naturales como paja, plumas o pelo de caballo. En la primera mitad del siglo 20, un colchón típico que se vendía en América del Norte tenía un núcleo de muelles y relleno de algodón o de fibra de relleno. Los colchones modernos generalmente contenían un núcleo interno de spring o materiales tales como látex, viscoelástico o otras espumas flexibles de poliuretano. Los colchones también se pueden llenar con aire o agua, o con una variedad de fibras naturales, tales como los de espuma. En el sudeste asiático, los colchones se hacen con kapok. En 1901 el fabricante inglés de camas el Sr.Spring introdujo el primer colchón envuelto individualmente con un muelle helicoidal embolsado.

Durante mucho tiempo y actualmente, el colchón más típico es el de muelles, pero cada vez hay más interés por los colchones de espuma y los llamados híbridos, que incluyen tanto muelles como espuma de alta gama como el viscoelástico o el látex en las capas de confort . En Europa, los núcleos de espuma de poliuretano y los núcleos de látex han sido durante mucho tiempo muy populares.

Subir

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Leer más...